Cómo elegir tu etiqueta holográfica

Las etiquetas holográficas, sin duda, son una forma maravillosa de salvaguardar los productos en cualquier sector. Como los hologramas de seguridad no pueden ser escaneados ópticamente por un ordenador ni copiados con una fotocopiadora, son la mejor solución para disuadir de la falsificación y aumentar las ventas al mejorar el atractivo del envase y el conocimiento de la marca por parte del consumidor.

Por otra parte, las etiquetas con hologramas pueden añadir un toque único y atractivo a sus envases y productos actuales. Los productos protegidos con hologramas tienen un mayor valor percibido entre los consumidores. Además, los compradores son conscientes de que los productores de hologramas se preocupan más por la calidad de sus productos de marca.

Durabilidad

La longevidad de las estas es uno de los factores más importantes que debes tener en cuenta antes de adquirirlas. Es fundamental que te asegures de que son muy resistentes a todas las condiciones a las que pueden estar sometidos los productos a lo largo de la cadena de suministro.

Características de seguridad

Su función principal es la seguridad y la autenticidad, por lo que es relevante garantizar que la etiqueta tenga sus diversas características de seguridad, que pueden ser visibles, ocultas o semiocultas, en esta secuencia de pensamiento. Pueden incluir tintas de seguridad y códigos QR, entre otros. Estos componentes son necesarios para que la etiqueta holográfica sea indestructible frente a las copias y permita el seguimiento del producto a lo largo de la cadena de suministro.

Aplicación sencilla

Cuando selecciones una etiqueta, asegúrate de que la aplicación esta es adecuada para sus productos. Es decir, debes conocer las dimensiones del envase, la sustancia y la ubicación en la superficie para evaluar si cumple las normas.

Valor y precio

El precio se refiere a la cantidad que un cliente paga por un producto, mientras que el valor se refiere a lo que el comprador recibe. En el mercado existen diferentes opciones de etiquetado de productos, pero no todas son iguales en términos de valor. Hay productos que son menos caros, sin embargo, que aportan menos valor, por ejemplo, pueden evitar la apertura indeseada de un producto, no obstante no protegen su autenticidad.

Los hologramas de seguridad, como hemos visto, están pensados para resistir la falsificación. Sus cualidades ópticas, que les permiten desviar la luz y producir efectos tridimensionales realistas, son imposibles de duplicar con un escáner, una fotocopiadora o incluso con las técnicas de impresión más avanzadas.


¿A DÓNDE VAN LOS PRODUCTOS Y LAS MARCAS DE ÉXITO CUANDO NO TIENEN HOLOGRAMA?

Los plagiarios suelen sentirse atraídos por los productos que tienen una imagen gráfica más atractiva. A esto hay que añadir el aumento de la piratería de productos y marcas, que se considera uno de los delitos más lucrativos y se practica ampliamente: actualmente, representa más del 8% del comercio mundial. Casi todos los sectores de cualquier rama industrial o comercial son objeto de copia o imitación, y casi todos los eslabones de la cadena de valor añadido están en peligro.

Todo esto ocurre en un momento en el que el mercado mundial es extremadamente abierto, lo que facilita a los falsificadores el acceso sin restricciones a los canales de distribución y comercialización, así como a los mercados de ultramar. De este modo, la falsificación se ha convertido en un problema mundial que amenaza la economía de las empresas, al tiempo que pone en peligro la seguridad y la salud de los clientes finales. 

Al ser sin duda la más difícil y costosa de falsificar y no poder ser copiada, la tecnología holográfica es una valiosa herramienta en la lucha contra estos fraudes. Lo cierto es que los fabricantes del papel moneda más perfecto han tenido que abandonar sus intentos tras descubrir que incorporar una marca de holograma real es imposible.

Hay empresas especializadas ofrecen métodos fiables y rentables para la producción de hologramas, una herramienta perfecta para maximizar el valor de los productos y las marcas propias, ya que un holograma:

  • Al incorporar un aspecto de seguridad que suele asociarse a la moneda y las tarjetas de crédito, aumenta el valor y la confianza en la mercancía que lleva.
  • Es el primer nivel de seguridad visual y puede utilizarse para conectar el segundo y el tercer nivel de seguridad.
  • Es imposible de reproducir mediante la producción gráfica convencional.
  • Duplicar con un escáner o una fotocopiadora en color es imposible.
  • Con la tecnología de impresión actual, es imposible de imitar.